PSICOLOGÍA PERICIAL Y FORENSE

La psicología tiene mucho que decir en los conflictos personales, familiares, penales o civiles que se plantean o se discuten en un juicio. Cada día más es necesaria la presencia y la aportación profesional del psicólogo para valorar los aspectos de personalidad de los inculpados o de las víctimas, con el fin de obtener una sentencia. Por ello, hemos creído conveniente formarnos en psicología forense para llevar a cabo un peritaje profesional y suficientemente veraz para aportar la información más fiable en un juicio.

El trabajo de un perito forense se centra en que, a partir de una hipótesis sobre el estado de una persona o conjunto de personas (familia), se lleva a cabo una evaluación psicológica de su estado para detectar desequilibrios psicológicos y aportar al juez la información necesaria para poder dictar sentencia sobre el caso que le ocupa.

La neutralidad del perito es un factor básico y decisivo a la hora de dar fiabilidad a la evaluación y de asesorar al juez en cuestiones psicológicas.

¿ Quieres hacer una consulta?
Escríbenos
Call Now Button

Qué tratamos